miércoles, febrero 28, 2007

Reirse sin pensar pensando deprimirse

Marx Library 2.4.04.JPG
Marx Library 2.4.04.JPG. Originally uploaded by whenelvisdied.
Carlos Marx vende cortauñas, mentol chino, veneno de ratas y hasta cachapas con queso, usa un sobretodo raído para cubrir su cuerpo desnudo y una barba larga y descuidada. Le ofrece una cachapa con queso e' mano a mi compañero, que está sentado a mi lado, y nos saca a los dos del trance de fascinación donde estamos inmersos mientras lo observamos. Nos miramos mutuamente sonriendo como niños en el circo. Carlos se sienta en un banco de un parque que queda al frente de una escuela de señoritas, junto a Sigmund Freud, a esperar que salgan las niñas, para abrirse el sobretodo y enseñarles su desnudez enmarañada. La de Freud es chiquita. Carlos se la vió, y le enseñó la suya, que es grandísima. Sigmund se la toca a Carlos por encima del sobretodo, y yo sinceramente no sabría decir si con envidia, curiosidad o lujuria, o las tres juntas a la vez. Como todo el que oficia en lo clandestino, ambos son paranoicos, y se despelucan cada vez que pasa un carro o una patrulla de la policía. Esta no es la primera vez que lo hacen, y hasta hablan de persecusiones, nombres de captores, torturas y no sé que más. Sigmund no es un vagabundo harapiento y buhonero como Carlos. Au contraire, tiene un apartamento en Altamira, viste una gabardina impecable y usa un sombrero para protegerse del sol. Mientras no saben sus identidades verdaderas, marcan distancia y hablan con reserva, pero cuando se reconocen, los dos desconocidos se tratan como viejos amigos. Sigmund no puede evitar conmoverse por la influencia de Marx y hasta recita uno de sus discursos. Carlos le ruega que lo psicoanalice, recostando su cabeza sobre el regazo de Freud. Recuerdan la época que vió parir sus ideas, las circunstancias que las motivaron, el desengaño de saberlas criticadas hasta el cansancio y hechas a un lado como algo que pasa de moda, y la autocompasión, al rebajarlas a güevonadas que los demás le dieron más importancia de la que debían o merecían. Carlos y Sigmund se sienten derrotados en nuestra era post-moderna. Han sido reducidos a dos sádicos exhibicionistas, que encuentran en su fetiche, la dicha que los hace volver a sentirse vivos intensamente. Y yo, con el ¡Bravo! a flor de piel, al igual que la mayoría de los que sonrien morbosamente en la sala Horacio Peterson, esperamos impacientes la hora de la salida.. Cuando las "niñas" salgan desprevenidas e inocentes, por la puerta del colegio...

La Secreta Obscenidad de cada día
Escrita por: Marco Antonio de la Parra ( 1989)
Dirigida por: Fermín Reina
Montaje y Producción: Teatro Itinerante
Reparto: Dimas González como Carlos Marx y Fermín Reina como Sigmund Freud
Lugar: Sala Horacio Peterson del Ateneo de Caracas
Funciones: Hasta el 18 de marzo, jueves a sábados a las 8:00 p.m. y domingos a las 6:00 p.m.
Entrada general: Bs.15.000. Ateneístas, estudiantes, tercera edad y jueves popular: Bs.12.000.

TecBear [28-FEB-2007]

Video-clip en YouTube:
La secreta obscenidad de cada día por Izarradina

Fetiche por la actuación:
Marx, secretamente obsceno en Rulemanes para Telémaco de Iria Puyosa
Escena Viva Magazine Cultural en Crítica Teatral por Reinaldo Mirabal

Etiquetas:

publicado por TecBear a las 2/28/2007 06:28:00 a. m.

4 opiniones:

Blogger Gordi Gay escribió...

¡Dios! :O

3/14/2007 05:06:00 p. m.  
Anonymous Iria escribió...

Casi nos encontramos por allí. Aunque destaquemos cosas diferentes, creo que coindimos en que ambos nos divertimos como adolescentes que salen del colegio.

4/01/2007 11:02:00 p. m.  
Blogger TecBear escribió...

Yo la disfruté mucho siguiendo la trama "literal" e ignorando un poco el tema político (lo sé, hay que tener agarras). Y así el shock del final es muy sabroso, ni te lo imaginas, ni te lo esperas.. y te provoca volver a verla, para verla distinta con los ojos "políticos".

¡Un abrazote, Iria! :)

4/03/2007 11:38:00 p. m.  
Anonymous Iria escribió...

En realidad, los político no es central y la obra se puede disfrutar mucho prescindiendo de ese aspecto. Lo que pasa es que ya había visto la obra en montajes anteriores y no tenía ese componente; me llamó más la atención porque era lo nuevo.

Abrazos para ti también.

4/04/2007 09:21:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home