martes, diciembre 28, 2004

Echando Brujería


Sacrifice de Shiny Entertaiment
Eldred ha vagado entre el inmenso vacío astral que separa los mundos. La suerte lo ha llevado a un mundo compuesto por islas frotantes en el cielo, regido por cinco dioses: Persephone, diosa de la vida y el bien; James, dios de la tierra; Stratos, dios del aire y el hielo; Pyro, dios del fuego y la industria; y Charnel, dios de la muerte y el mal. Para adoptar un cuerpo físico, Eldred debe adorar a uno de los dioses de este mundo. Cada uno de ellos ya tiene otros magos que le rinden culto, y no titubearan en ser sus aliados o enemigos, si su dios se lo pide. No todos se llevan bien entre sí, así que dependiendo de la elección, al menos un dios ya no lo mirará con buenos ojos. Persephone y Stratos son buenos amigos (y ni tanto). Pyro y Charnel son aliados por conveniencia y odian a los anteriores. Stratos es muy volátil con sus relaciones. Que se puede esperar de alguien que rige el clima.

Todo comienza con el establecimiento de un altar a tu dios. Sirve para mantener la conexión con él y para convertir almas que adoren a otros dioses. A esto se le llama sacrificio. El segundo paso es invocar unas criaturas llamadas manahoars que sirven para redireccionar el mana (la energía vital que sirve para hacer hechicerías ) a Eldred. Despues necesitas encontrar fuentes de mana en la isla donde estés, para construir manalyths (pequeños edificios que extraen energia eficientemente) que te mantengan listo para el combate a traves de tus manahoars.

Invocar criaturas cuesta almas. Las más poderosas se llevan hasta cuatro. En cada escenario tu dios te dá unas pocas para empezar. Para apoderarse de nuevas, hay que recoger las almas neutras de las criaturas muertas en la isla, o sacrificarlas en tu altar, si no son fieles a tu dios. Las primeras son de color azul y se pueden usar inmediatamente, las segundas de color rojo y mientras más poderosa haya sido la criatura en vida, más lento es sacrificarla. En muchos de los niveles no hay almas libres, asi que para apoderarse de nuevas, hay que combatir con otros hechiceros. Despues de cada batalla (en la cual hay que matar al hechicero oponente, por supuesto) se pueden sacrificar las almas de sus criaturas muertas. El balance de poder en una guerra entre hechiceros, facilmente se inclina hacia el que tenga mas almas y por consiguiente, mas criaturas o criaturas más poderosas. Para ganar, hay que profanar el altar del hechicero enemigo y matarlo mientras dure el ritual.

Un hechicero no solo invoca criaturas. Evidentemente tambien hace hechizos. El básico de todos es heal (sanar). Por cada nivel completado tu dios te concede el poder para realizar hechizos cada vez más poderosos e invocar nuevos tipos de criaturas. Como a través de la historia, puedes traicionar a tu dios e irte con otro (si es que acaso no te odia a muerte por haberte ido con el primero o haber peleado contra uno de sus magos, y ahora está enviando sus mejores hechiceros a exterminarte), todo tu repertorio de hechizos no tiene porque ser del mismo dios. Son aproximadamente 50 (10 por dios), y entre los más importantes están vulcano (una erupción volcánica capaz de matar hechiceros, criaturas, arboles, edificios, etc. en pocos segundos), tornado (un huracán que envia por los aires todo un batallón completo y los daña severamente cuando caen), death (invoca a la muerte, la cual extermina todo a su paso) y charm (hace que una criatura enemiga, no importa que tan poderosa sea, abandone su hechicero y se una a ti).

Jugar en grupo via LAN, con todos los hechizos y todas las criaturas, es simplemente asombroso. Son guerras épicas que pueden durar horas, llenas de acción, explosiones, huracanes, erupciones volcánicas, derrumbres, traiciones de tus criaturas, incendios, matanzas, etc. No hace falta decir que los gráficos y efectos especiales de cada uno de los cinco reinos, son hermosos y espectaculares. En Ellysium, el reino de Persephone, llueve y crecen flores. En Stygia, morada de Charnel, hay moscas, granadas gigantes (no, no los explosivos.. granada, la fruta. Es una referencia al infierno de los griegos. El juego está lleno de referencias clásicas) y el suelo tiene la textura de la piel de una serpiente. En Helios, hay ceniza volcánica, lava y tierra quemada. En el reino de Stratos neva, crecen cristales de hielo y plantas de la tundra. Ni hablar de los simpáticos moradores de cada uno de los reinos. La música varía de sutil a intoxicante, cambia dependiendo del fragor de la guerra o del esplendor del paisaje, y fue compuesta por Kevin Manthei, el responsable de musicalizar el cartoon siniestro Invader Zim. Shiny Entertaiment* recibió mas de 40 premios en el 2002 por Sacrifice, y no es ninguna casualidad el que Infogrames** le haya comisionado diseñar Enter The Matrix para PS2, GameCube, Xbox y PC en el 2003.

Sacrifice por Shiny Entertaiment
Género: RTS
Publicado en: Diciembre, 2001
Sitio Official (no disponible) - Demo (PC) - Fansite

Techné [29Dic2004]

* Anteriormente conocida como Shiny Software
** Actualmente conocida como Atari, despues de comprar en el 2003 los derechos para usar la marca de la famosa compañia fabricante del 2600 durante los años ochenta.


¡La Hora del Recreo!
[ << En la salida ] - [ En el Pozo de Las Lagrimas >>]
publicado por TecBear a las 12/28/2004 01:55:00 p. m. 3 comentarios

martes, diciembre 21, 2004

Vida Contemporánea - Track 2


Diciembre, 2004
Originally uploaded by tecbear0.
Abro los ojos. Me veo sentado en unos muebles de plástico color anaranjado. Luzco y me siento 10 años mayor de lo que dice mi partida de nacimiento. El aire acondicionado hace que el sudor que me cubre la cara se enfríe, y progresivamente comienzo a sentir que mi franela está mojada en la espada. Hay gente a mi alrededor. Todos miran al vacío. Me vuelvo a mirar. Sí, efectivamente. Soy yo. Reflejándome en una ventana de un vagón del Metro. Estoy muy cansado.

Vengo del Este de la ciudad, del hospital de El Llanito. Pronto llegaré a Plaza Venezuela. Luego haré transbordo a la Línea 3 para ir a la estación Ciudad Universitaria. Necesito ir al Hospital Universitario. Mi mamá está por comenzar quimioterapia y radioterapia. Carcinoma Epidermiode de Cuello Uterino Nivel 1B, dice el informe de la Biopsia. El nivel indica que está en un estado muy precoz y que tiene muchas probabilidades de ser curado. De hecho, ella no tiene los síntomas asociados a esa condición. Lo descubrieron porque en Septiembre se hizo una histerectomía total. Antes de Septiembre tenía problemas para orinar, y después de los tratamientos decidió someterse a ella. Las mujeres de cierta edad suelen desarrollar problemas en sus órganos reproductivos internos y pareciera que la histerectomía previene muchos de ellos. Ella tiene 69 años.

Las salas de espera de quimioterapia y radioterapia son lugares llenos de historias interesantes, y sobre todo, de mucha esperanza. Es una manera bonita de verlas, porque las otras maneras no son muy agradables. Nunca me gustaron los hospitales ni las clínicas. Hace días, mientras esperábamos por una consulta en radioterapia, una chica que ya estaba siendo sometida a radiación comenzó a llorar y gritar desesperada. Los familiares la sujetaron y comenzaron a limpiarla. Estaba sangrando por la boca y por la nariz. También vi un señor con un brazo amputado. Un niño de unos 12 años, calvo y muy delgado, en una silla de ruedas. Un hombre bastante mayor, blanco, cuya piel estaba llena de pequeñas manchas de colores variados. Muchas mujeres sin cabello, con pañuelos y gorros en la cabeza. Hombres mayores callados, sin ninguna afección aparente, esperando por su tratamiento de cáncer de próstata. Solamente ese día.

Las escaleras eléctricas me dejan a nivel de la calle, en una entrada de la Universidad Central, hogar del Hospital Universitario. Las aceras de la calle que va al hospital están llenas de arboles frondosos. Algunos están floreando y al pasar, regalan un aroma exquisito. Pienso en la consulta de hoy. En la fecha definitiva de la terapia, que cada vez se pospone mas cerca de Navidad. En cada exámen médico que se ha hecho. En cada contratiempo y en cada atraso que ha sucedido. Los transeúntes marchan indiferentes. Los estudiantes hablan de fórmulas. De notas. De materias. Los pacientes y sus familiares se mezclan con ellos en la acera, caminando en dirección contraria, hacia la estación Metro. Que te contarían todos esos arboles, si tuvieras la bendición de poder hablar con ellos. Quien pudiera llevarse el aroma de sus flores y tenerlo en la sala de su casa, inalterable.. por mucho tiempo. Me reconozco en esas sonrisas picaras y frescas de los estudiantes. En las caras de lágrimas contenidas, derramadas y secadas de los pacientes. El cielo del oeste a lo lejos es gris, pero por estos lares el sol alegra los campos de la Universidad. Tengo las trenzas de uno de mis zapatos desamarrada. En mis audífonos suena Forever Young de Alphaville. "Forever young, I want to be forever young. Do you really want to live forever? Forever and ever.." - Me pregunta Marian Gold. No lo sé, Marian. No sé si me gustaría vivir para siempre. Hoy es Lunes.

Techné 06Dic2004

[ << Rewind ] - [ Fast Forward >> ]
publicado por TecBear a las 12/21/2004 06:52:00 p. m. 5 comentarios

viernes, diciembre 10, 2004

Los Desmayadores


Enero 2003
Originally uploaded by tecbear0.
Consistía en respirar profundamente y mas rápido de lo que uno usualmente respira, cuando se hace de manera profunda. Como hiperventilar, pero a propósito. Lo hacías recostado de una pared, de espaldas. Si eras de contextura normal a gruesa, también era necesario que te agacharas y levantaras, una y otra vez, para potenciar el efecto. A ambos lados de ti se situaban dos personas para evitar que te hicieras daño. Cuando comenzabas a sentir mareo y una especie de rubor en la cara, te detenías y te quedabas de pie, con los brazos abiertos en cruz. Un tercero se colocaba frente a ti, juntaba sus manos con los puños cerrados y presionaba fuertemente contra tu caja torácica. El efecto era inmediato. Caías desmayado.

Era fascinante. Antes de desmayarse, en la cara se dibujaba toda la emoción y expectativa de soñar y por supuesto, poder recordar el sueño. Algunos, como Evia, hacían un ruido horrible, como si hubiera vaciado todo el aire de sus pulmones en un ronquido macabro. A nosotros nos daba risa. Juan no hacía ruido, pero era el más difícil de desmayar porque era robusto y algo gordo. También solía golpearse porque era muy difícil mantenerlo de pie entre los tres. Salcedo siempre se quedaba con una sonrisa, y era fácil acostarlo encima de nuestros bolsos, como lo hacíamos con todos, porque era delgado. Yo supuestamente no hacía ruidos.

Cada uno soñaba cosas diferentes e interesantes. Juan soñaba con sus padres, y su mamá solía tener la cara de otra persona. Era sobreprotegido y sus padres lo traían y recogían todos los días. Cuando lo conseguían sucio o sudado, lo reprendían sin muchas reservas delante de nosotros. Salcedo soñaba con chicas, especialmente con Susana, una muchacha alta y voluptuosa que estudiaba con nosotros y era hija de portugueses. Cuando la veíamos, le tiraba besos y le picaba el ojo. Evia contaba historias inconexas, que sucedían en la recién inaugurada estación Metro de Las Adjuntas, donde de pronto aparecía la sala de su casa.. y era de noche.. mientras él desayunaba flotando en el aire.. un collage de lugares y situaciones absurdas. Algunas veces siniestras, otras veces cautivadoras. Todos esperábamos a que despertara el desmayado para que nos contara su sueño. Yo soñaba con mi casa en Caracas, la mayoría de las veces. Mi familia se había mudado meses atrás a Los Teques. La extrañaba mucho. A diferencia de los sueños que sucedían mientras dormías, los sueños durante el desmayo se sentían tan claros y lúcidos, que parecían mas recuerdos que sueños. También soñaba con Juan, de manera romántica, pero nunca se lo conté a ninguno de ellos. Tenia 12 años. El mayor de nosotros tenía 14. Estudiábamos segundo año del bachillerato. Nos hacíamos peinados con espuma de jabón azul para lavar ropa. Vestíamos pantalones rotos en las rodillas y pañuelos gigantes doblados como cinturones. Pretendíamos ser modernos. Usábamos palabras y frases como unisex, breakdance, generación halley, post-rock, vans, converse, punk, guerra de minitecas y salsa erótica. Transcurría 1985.

Jugábamos Dominó cada vez que desmayábamos a alguien. Generalmente solo pasaba una o dos partidas antes de que despertara el desmayado. El ruido de las piezas contribuía. Raras veces desmayábamos a más de dos de nosotros cuatro, porque después del desmayo te levantabas muy aturdido y no tenías muchas fuerzas para sostener a otro más desmayándose, particularmente a Juan. No teníamos idea de que tanto se practicaba en el liceo, pero una vez al salir del comedor al mediodía, vimos a un grupo desmayando a alguien contra un árbol de los alrededores y luego posándolo cuidadosamente en la grama. Así que si bien no era del dominio público, tampoco era un secreto.

Un día nos jubilamos1 de clase para ir a jugar Dominó y fumar cigarrillos en casa de Antonio, un muchachito judío que era hijo del dueño de la única zapatería de Las Adjuntas. Esa tarde escuchábamos She's so Inusual de Cindy Lauper y varios cassetes con mezclas de minitecas, que eran de Salcedo. La azotea de la casa tenía una vid y el techo era de plástico translúcido de color verde. Fumar Astor rojo, bajo ese techo, era como estar en Júpiter. Yo no le veía nada a fumar, ni siquiera ese estatus de hombre adulto que se suponía que confería. Cuando nos despedíamos, comprábamos chicle de menta para disimular el aliento, y mas de uno oraba en silencio que sus padres no lo descubriera. En esa época, si te veían fumando en la calle, hasta los transeúntes te regañaban. Por eso lo hacíamos en los salones del liceo donde sabíamos que iban a dar clases. O en la casa de Antonio, porque su papá pasaba todo el día trabajando.

Salcedo, Juan y Evia se quedaron jugando, mientras Antonio y yo bajamos a comprar fosforitos2. Éramos unos rufianes. Nos encantaba irnos por las calles a tirar fosforitos para luego salir huyendo. Esperábamos un poco después de encender uno y luego se lo tirábamos a transeúntes desprevenidos. Por debajo de los carros, con gente dentro de ellos. En las colas del supermercado. A los pies de los que se acumulaban frente a la tienda de discos (si, de acetato). Cuando encontrábamos a otro grupo del liceo, era el infierno en la tierra. Hacíamos una guerra de fosforitos. Terminaban ofreciéndonos coñazos3, o huyendo, dependiendo de la cantidad de fosforitos que tuviera cada grupo. Antonio había estado en varios desmayos, pero no se atrevía, y mientras contábamos los fosforitos recién comprados me dijo: Me gustaría que me desmayaran, pero me da miedo que no me despierten y mi papá llegue y me encuentre así. ¿Tu me prometes que me despertarás?. Claro, tonto - dije, sonriendo.

¿Que crees que sueñes? - le pregunté, mientras todos tomábamos posiciones. Juan era quien le iba a aplicar la presión. No sé.. con que tengo un grupo de rock.. como The Cure.. Lo vi sonreír. Como reflejando nuestras sonrisas. Como quien se va de viaje. Fue rápido. De un solo golpe. No requirió repeticiones. Lo posamos suavemente sobre unas almohadas y edredones que el mismo había puesto en el piso de la azotea. Nunca habíamos desmayado a nadie fuera del grupo. Nos quedamos un rato observándolo. Algo estaba mal. Su tórax no se movía. Evia puso el oído en su pecho y luego en su boca. No está respirando - dijo, aterrado.

Le dimos palmadas en la cara.. Le rociamos agua con los dedos.. Todos estábamos muy asustados. No despertaba. No sé cuanto tiempo pasó así. Salcedo lo tomó por un hombro y comenzó a sacudirlo fuertemente. Despertó, con los ojos muy enrojecidos y respirando con dificultad. Estaba tan aturdido que volvía a cerrar los ojos, y se quedaba como dormido, con la boca abierta. Cuando pudo sentarse por su propia cuenta, nos tranquilizamos. Estuvimos con él hasta que fue hora de que recogieran a Juan en la puerta del liceo, para asegurarnos que iba a estar bien. Nunca supimos si Evia mintió, pero ninguno de nosotros tuvo tanta dificultad para despertar en ninguna ocasión, como le había pasado a Antonio.

Pasaron días sin que volviéramos a hacer nada, ni siquiera salir a gastar los fosforitos que habíamos comprado esa tarde. Un viernes, nos reunimos en el mismo salón de siempre, el salón donde solía tener clases primer año sección "c" en las mañanas, pero nunca en las tardes. Supe que algo se había roto entre nosotros cuando Salcedo nos dijo que él no quería desmayarse ni ahora ni en próximas ocasiones. Juan, que por los temas de sus sueños, era quien menos disfrutaba los desmayos; tampoco quiso desmayarse. Ni hablar de Evia, que había sufrido mucho con el episodio de Antonio. Yo no estaba consciente de que esa iba a ser la última oportunidad de desmayarme así, y no lo estuve, hasta que terminó el año y mis padres me cambiaron de liceo, a uno en Los Teques.

La transferencia a otro liceo me transformó de cazador a presa. Un liceo nuevo donde todos se conocían entre si y yo solo era el nuevo con el corte de pelo raro que venía de Caracas. Cuando terminé el tercer año volví a cambiar de liceo para entrar en el Ciclo Diversificado y el desarraigo se convertiría en una constante para toda mi futura vida adulta. Nunca volví a ser desmayado. Nunca volví a fumar. Nunca volví a saber nada de Evia o Salcedo. Ni de Antonio. Ni de Juan.

--------

¿Qué? ¿Estás hablando en serio? ¿Uds. estaban locos?. No, ¿Por qué? - dije, intrigado. ¿Como que porqué? ¿Tu sabías que lo que estaban haciendo era provocándose paros cardíacos?. Lo miré desconcertado. Fue hace tres años, en una fiesta. Sentado con un grupo de amigos en la sala de mi casa, hablábamos de como había sido la primera vez que nos habíamos enamorado, cada uno. Hablé de Juan, y de como era yo en 1985. Uno de los asistentes a la fiesta era un médico cardiólogo. ¿Y de paso, lo hicieron más de una vez? ¡Qué locura! Muchacho no inventa nada bueno.. Dale gracias a Dios que ninguno de ustedes se murió como un mismo pendejo, porque sino probablemente tu no estuvieras ahora aquí contándonos esto.

Ni escribiendo ahora esto, me supongo. Y por supuesto, tu tampoco estarías leyéndolo.

TecBear [2004-12-11] [Sabana Grande, Caracas]

1Jubilarse. v. Slang. Vzla. Salir a un lugar, para dirigirse a otro, generalmente haciéndole creer a alguien que estarás en el primero. Jubilarse de Clases: uniformarse para ir a clases, pero nunca entrar a ellas.
2Fosforitos. s. Vzla. Pequeños fuegos artificiales explosivos sin mecha, que se encienden como un fósforo (cerillo).
3coñazos. s. Vzla. Golpes. Puñetazos.
publicado por TecBear a las 12/10/2004 04:58:00 p. m. 16 comentarios

domingo, diciembre 05, 2004

Esta Noche


Halloween, 2000
Originally uploaded by tecbear0.
En el año 2000, buscaba, sin saber lo que quería. Y como le suele pasar a quien no sabe lo que quiere, nada funcionaba. Fue un tiempo en el que creía ciegamente en el destino, y que las cosas estaban escritas antes de que sucedieran. Y en esa sensación de que mas dá, suponía que todo ocurría con una vuelta de esquina, con un tropiezo en la calle, con un atraso de minutos al lugar donde se llegaba siempre a la misma hora.. El mundo como un reloj, con mecanismos perfectamente sincronizados, volviéndonos esclavos de una manera siniestra de un guión minucioso. Lo unico que se me ocurría era disfrutar lo mejor posible de los buenos momentos. Mientras duraran.

------------------

Esta Noche.


Solo Nosotros.
Esta Noche saldremos a cenar.
Nos tomaremos de manos y sonreiremos.
Hablaremos de nuestras vidas, nuestros sueños y secretos.
De nuestra infancia. De nuestro día a día.
Hasta que las palabras sobren y todo sea una permanente sonrisa.
Es posible que si llegamos a vencer nuestro temor a parecer malas personas,
hablemos de ello y aceptemos que en el fondo lo somos.
Solo nosotros dos.

Bendito el instante en que nuestras almas se acercan
y solo desean protegerse, cuidarse y quererse mutuamente,
El sublime momento en que olvidamos el egoísmo, la hipocresía y el odio,
y nos entregamos uno al otro, sin temores. Olvidando heridas del pasado.
Cuando intentamos rescatarnos del mal, alejándolo.
Abrimos nuestra persona con sinceridad y damos todo,
sin darnos cuenta que somos tan frágiles y vulnerables.

Ya llegarán los días en que quiera volver a ser un desconocido para ti.
En que desee matarte, te grite y te odie, sin recordar nuestro primer beso.
Y haremos lo que mis padres y los tuyos jamás han tenido el valor de hacer,
por todos los convencionalismos, apariencias y poses que hay que tener.
Soltaremos amarras. Incendiaremos casas con todas sus cosas dentro.
Picaremos por la mitad lo que solo tiene sentido cuando está entero.
Mil megatones entre nosotros.

Puede ser el mes entrante,
o dentro de algunos años.
Pero.. dejemos todo eso a un lado.
Orion nos vigila con su cinturón desde lo alto.
Estoy observando tus ojos enamorados y sinceros esta noche.
Esta noche.

Aunque posiblemente seamos solo un par más,
pensamos que nuestro amor es único y
que a nadie más le ha ocurrido lo mismo.
Cuando no somos particularmente especiales
con respecto a muchos otros.
No somos los primeros. Tampoco seremos los últimos.
A pesar de todo ello, estamos convencidos de que
somos los más felices sobre el planeta esta noche.

Ya llegarán los días en que te llenes de frustración.
Me veas sin los ojos del amor y descubras
al ser egoísta, resentido e inmaduro que vive en mi.
Comiences a mentirme y sin querer,
te enredes en excusas y pretextos,
para ignorar y disimular los desencuentros.
Para no querer herirme, ni herirte.
Búsqueda incierta y absurda en otras personas, de mi cariño perdido.
Nos decepcionaremos mutuamente. Inexorablemente.
Se derrumban las paredes. Se evita la mirada.
Apuntamos directo a la cabeza, sin titubear.
Mil bombas atómicas entre nosotros.

Puede ser la próxima semana,
o dentro de algunos años
Pero.. olvidemos todo eso.
La brisa nocturna despeina tu cabello ahora.
Estoy entregándote mi vida completa esta noche.
Dios.. Esta Noche.

[Techné][2000.05.08][11:55PM][Caracas]
De la serie Los Enamorados y El Diablo
publicado por TecBear a las 12/05/2004 10:06:00 a. m. 6 comentarios