miércoles, noviembre 24, 2004

El Fin del Mundo.



Originally uploaded by tecbear0.
Lo vió por primera vez cuando estudiaba los últimos años del bachillerato. Se detuvo inmediatamente sin saberlo, para mirarlo. Su sonrisa era cautivadora. Su cuerpo, generoso y fuerte, lo hizo temblar por un momento. Se quedó en silencio, observándolo, hasta que desapareció en algún pasillo del liceo. Se convertiría en su adoración secreta por meses. Un ansia que no lo dejaba dormir . Un hambre que solo se calmaba cuando podía verlo. Una fiebre que no se curaba con nada y hacia que los atardeceres en la Ciudad de los Crepúsculos fueran aún mas hermosos que de costumbre. Intensamente. Desesperadamente. Como se siente de esa manera única y fascinante, la primera vez. Fin de Mundo.

Consiguió el teléfono de su casa por una amiga común que estudiaba en el mismo salón. Terminaba el ultimo año de bachillerato. Sentía que no lo volvería a ver. Decidió llamarlo a casa y revelarle que era su admirador. No estaba consciente de que él obviamente no le correspondía, pero confiaba en que después de hablar y conocerse, el podría enamorarse como lo había hecho él. Fin de Mundo.

Así se dieron varias conversaciones y él lo invito a que se conocieran. Era seco, pero pensó que se debía a lo artificial de la linea telefónica, y que cuando se vieran en persona iba a cambiar de actitud. Estaba tan contento. No dejaba de sonreír y mirarse al espejo, arreglándose la camisa esa tarde. Pensaba en lo que le iba a decir. Como lo iba a saludar él. A donde irían. Temblaba solo de pensar en el momento en que hablarían a solas, mirándose a los ojos, uno cerca del otro. Así salió de casa, y llegó a la esquina donde habían acordado verse. Por la calle pasaban pocos carros y casi no había gente. El atardecer moría. Miró alrededor y se sintió el ser mas feliz de la ciudad. Fin de Mundo.

Poco después él llegó, pero no llegó solo. De su carro bajaron otros tres muchachos. A algunos los había visto con él. Uno llevaba un tubo de metal en sus manos. Se abalanzaron sobre él. Antes de que pudiera salir de su sorpresa, sintió un golpe en la cara. Duro, como una piedra.

¿Y ahora que vas a hacer marico de mierda? ¡Asqueroso, te voy a matar! ¡¡Yo soy un hombre y a mi no gustan los maricos!! Vas a vomitar sangre, coñoe'tumadre.. ¿Como se te ocurre llamar a mi casa, maldito pargo? ¡Ninguna cochina parcha se burla de mí, hijo de puta! ¡Te voy a partir la cabeza a patadas, maldito maricón!

Un carro frena, y él los ve huir. Arrancan a toda velocidad y se pierden de vista. El está tirado sobre el asfalto. La calle se va haciendo oscura lentamente. En cada parpadear de sus ojos, las luces de los postes de la electricidad se van volviendo rojas, y aunque ya es de noche, es como si cayera otro atardecer de malva y fuego sobre su ciudad. Esta vez no es hermoso. Esta ultima noche, es sombrío y desolador. Figuras y voces que se mueven alrededor, le hacen pensar que hay personas tratando de ayudarlo. Como pudo ser tan tonto, piensa. Su mirada se va apagando y los sonidos se van volviendo mudos, como el mudo y creciente infierno de dolor que se ha apoderado de su cuerpo. Como pudo ser tan ingenuo. Su respiración se vuelve errática. El yace allí, probando sin querer el sabor de sus lágrimas y su sangre mezclándose. Sintiendo como todo se desvanece, solo y perdido, en alguna calle de Barquisimeto. Fue el fin del mundo.

Techné 24Nov2004

Para Jorge "El Guarito"

-
publicado por TecBear a las 11/24/2004 10:11:00 p. m.

6 opiniones:

Blogger Guillermo escribió...

Fuerte, pero muy bien escrito.

11/25/2004 01:27:00 p. m.  
Blogger Maléfica escribió...

¡Excelente!. Me encantó. Espero que no haya sido tomado de la vida misma.

11/25/2004 04:04:00 p. m.  
Blogger TecBear escribió...

Gracias! Lamentablemente, es verdad. El está bien ahora, sin embargo. Con el tiempo se mudaría a Caracas en busca de un ambiente mas tolerante, y nos conocimos por amigos comunes. El fin del mundo es una metáfora, por supuesto. El diría que todo fue menos poético y más crudo.

Saludos Guaro!! A mundo!!!

11/26/2004 07:04:00 a. m.  
Blogger José Félix Scott escribió...

Lamentablemente el mundo es así. Sin embargo creo que hay que saber muy bien de qué tipo de personas te rodeas, y aunque me tal vez el comentario sea desagradable creo que hay que saber respetar a las personas (y aunque a mi no me parece una falta de respeto) para muchos ese tipo de "insinuaciones" les parecen un irrespeto total. Yo por el contrario tengo una experiencia muy diferente, todos mis panas (de los cuales tan sólo uno es homosexual) saben de mi condición y no tienen ni el más mínimo rollo y nunca me he encontrado con situaciones como esta, sin embargo siempre he tenido una postura muy clara en cuanto a mi vida personal se refiere y de excesivo respeto para mis panas heterosexuales. No sé si me expliqué bien espero que haya sido así, de todas maneras por sia la cosa es de total condena a este tipo de acciones, pero que hay que saber "adaptarse" (por falta de una palabra mejor) a las condiciones sociales. (aunque se haga todo por cambiarlas)

11/27/2004 07:51:00 p. m.  
Blogger José Félix Scott escribió...

PD: sobre mi comentario anterior quiero agregar que tal vez la sociedad ha cambiado mucho y por eso mi experiencia es totalmente opuesta.

11/27/2004 07:54:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Muy crudo relato, demuestra lo poco humano que somos algunos seres humanos, porque la agresiòn? No basta con decir "Epale panita nada que ver" y listo.

Las heridas se curan con el pasar del tiempo pero siempre queda la marca en el alma.

7/18/2008 03:23:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home